Ingredientes Naturales


MANTECA DE KARITÉ

La Manteca de Karité es extraída de los frutos de Vitellaria paradoxa, un árbol ubicado en las sabanas arbóreas del oeste de África.

Su composición es rica en Ácido Oleico, Ácido Esteárico, Linolénico, Linoléico, Palmítico. Contiene además pequeñas porciones de Vitaminas A, E, F, Minerales y Flavonoides.

La Manteca de Karité es una excelente regenerador celular ya que previene el envejecimiento cutáneo prematuro (arrugas, manchas e imperfecciones) estimulando el metabolismo celular.

Posee propiedades descongestivas para la piel y la protege de cambios de temperatura creando una capa no comedogénica, incluso descongestiona la piel afectada por quemaduras superficiales generadas por el sol. Colabora en la reparación de pequeñas grietas de la piel. También ayuda a equilibrar e hidratar a la piel. 

  

VITAMINA E

La Vitamina E está presente de forma natural en la piel. La misma se utiliza en dermatología clínica para el tratamiento de distintas afecciones de la piel (dermatitis, eccemas, ulceras cutáneas, quemaduras superficiales, inflamación de la piel, etc.).

Como tratamiento tópico, la Vitamina E ayuda a hidratar la piel y de este modo maximizar su estado. La epidermis tiene la función de barrera protectora natural. Cuando está sana retiene la humedad evitando así la evaporación de agua. 

El proceso de envejecimiento natural y los agentes ambientales y externos hacen que la barrera de protección se rompa, y por lo tanto que la piel pierda humedad y se seque.

La Vitamina E ayuda a mantener la función de barrera al bloquear la humedad en la piel y prevenir la deshidratación de la misma. La Vitamina E aplicada tópicamente es el humectante por excelencia para ayudar a mantener la piel sana y suave.